Cultura

Edit

Amount of short articles:

Amount of articles links:

You can order sections with dragging on list bellow:

  • Cultura
Guardar
Cancelar
RESET

Museos

Colombia: “#Soy capaz” de crear u

Image - Colombia: “#Soy capaz” de crear u

“La paz no es solo un derecho que tenemos sino un deber de cada uno de nosotros”, dijo Monseñor Ru

Viernes, 19 Septiembre 2014 COMMENTS

0

Señorita “Flor de Noche Buena”

Image - Señorita “Flor de Noche Buena”

Ganó Tequicorral el Certamen   *En un evento lleno de emociones se resaltó la bel

Martes, 7 Diciembre 2010 COMMENTS

El valor de la imagen

¿Has probado decir sí también a l

Image - ¿Has probado decir sí también a l

Hay cosas que no podemos cambiar, pero sí podemos volver a elegirlas cada mañana, y es muy distint

Martes, 23 Septiembre 2014 COMMENTS

DÍA DEL SEÑOR

DOMINGO 11 DE AGOSTO DE 2013

¡Feliz el pueblo que el Señor se eligió como herencia!

Estén preparados, ceñidas las vestiduras y con las lámparas encendidas,

“porque el Hijo del Hombre llegará a la hora menos pensada”

Nos reunimos una vez más en el día del Señor para alimentar nuestra fe. Que la Palabra del Señor nos fortalezca hoy en la comunión de toda la Iglesia que celebra. Cantemos con alegría.

Primera Lectura

Sabiduría 18, 5-9

La Sabiduría habla, en esta primera lectura, recordando las maravillas que Dios ha obrado en la Historia de la Salvación de su pueblo.

Lectura del libro de la Sabiduría. Como los egipcios habían resuelto hacer perecer a los hijos pequeños de los santos –y de los niños expuestos al peligro, uno solo se salvó– para castigarlos, Tú les arrebataste un gran número de sus hijos y los hiciste perecer a todos juntos en las aguas impetuosas. Aquella noche fue dada a conocer de antemano a nuestros padres, para que, sabiendo con seguridad en qué juramentos habían creído, se sintieran reconfortados. Tu pueblo esperaba, a la vez, la salvación de los justos y la perdición de sus enemigos; porque con el castigo que infligiste a nuestros adversarios, Tú nos cubriste de gloria, llamándonos a ti. Por eso, los santos hijos de los justos ofrecieron sacrificios en secreto, y establecieron de común acuerdo esta ley divina: que los santos compartirían igualmente los mismos bienes y los mismos peligros; y ya entonces entonaron los cantos de los Padres.

Palabra de Dios. R.

Te alabamos, Señor.


Salmo  1. 18-20. 22

R. ¡Feliz el pueblo que el Señor se eligió como herencia!

Aclamen, justos, al Señor: es propio de los buenos alabarlo. ¡Feliz la nación cuyo Dios es el Señor, el pueblo que Él se eligió como herencia! R.

Los ojos del Señor están fijos sobre sus fieles, sobre los que esperan en su misericordia, para librar sus vidas de la muerte y sustentarlos en el tiempo de indigencia. R.

Nuestra alma espera en el Señor: Él es nuestra ayuda y nuestro escudo. Señor, que tu amor descienda sobre nosotros, conforme a la esperanza que tenemos en ti. R.


Segunda Lectura

Hebreos 11,  1-2. 8-19

En el Año de la Fe, la segunda lectura nos recuerda que somos herederos de la fe de otros hombres y mujeres que creyeron en las promesas de Dios.

Lectura de la carta a los Hebreos. Hermanos: La fe es la garantía de los bienes que se esperan, la plena certeza de las realidades que no se ven. Por ella nuestros antepasados fueron considerados dignos de aprobación. Por la fe, Abraham, obedeciendo al llamado de Dios, partió hacia el lugar que iba a recibir en herencia, sin saber adonde iba. Por la fe, vivió como extranjero en la Tierra prometida, habitando en carpas, lo mismo que Isaac y Jacob, herederos con él de la misma promesa. Porque Abraham esperaba aquella ciudad de sólidos cimientos, cuyo arquitecto y constructor es Dios. También por la fe, Sara recibió el poder de concebir, a pesar de su edad avanzada, porque juzgó digno de fe al que se lo prometía. Y por eso, de un solo hombre, y de un hombre ya cercano a la muerte, nació una descendencia numerosa como las estrellas del cielo e incontable como la arena que está a la orilla del mar. Todos ellos murieron en la fe, sin alcanzar el cumplimiento de las promesas: las vieron y las saludaron de lejos, reconociendo que eran extranjeros y peregrinos en la tierra. Los que hablan así demuestran claramente que buscan una patria; y si hubieran pensado en aquélla de la que habían salido, habrían tenido oportunidad de regresar. Pero aspiraban a una patria mejor, nada menos que la celestial. Por eso, Dios no se avergüenza de llamarse «su Dios» y, de hecho, les ha preparado una Ciudad. Por la fe, Abraham, cuando fue puesto a prueba, presentó a Isaac como ofrenda: él ofrecía a su hijo único, al heredero de las promesas, a aquél de quien se había anunciado: «De Isaac nacerá la descendencia que llevará tu nombre». Y lo ofreció, porque pensaba que Dios tenía poder, aún para resucitar a los muertos. Por eso recuperó a su hijo, y esto fue como un símbolo.

Palabra de Dios. 

Te alabamos, Señor.


Aclamación al Evangelio

Aleluya. Estén prevenidos y preparados, porque el Hijo del hombre vendrá a la hora menos pensada. Aleluya.

Evangelio

Lucas 12, 32-48

Dios hace promesas. También exhorta a vivir de acuerdo a ellas, sirviendo al proyecto que dejó a sus discípulos como misión, hasta que él vuelva.

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Lucas. Jesús dijo a sus discípulos: «No temas, pequeño Rebaño, porque el Padre de ustedes ha querido darles el Reino. Vendan sus bienes y denlos como limosna. Háganse bolsas que no se desgasten y acumulen un tesoro inagotable en el cielo, donde no se acerca el ladrón ni destruye la polilla. Porque allí donde tengan su tesoro, tendrán también su corazón. Estén preparados, ceñidas las vestiduras y con las lámparas encendidas. Sean como los hombres que esperan el regreso de su señor, que fue a una boda, para abrirle apenas llegue y llame a la puerta. ¡Felices los servidores a quienes el señor encuentra velando a su llegada! Les aseguro que él mismo recogerá su túnica, los hará sentar a la mesa y se pondrá a servirlos. ¡Felices ellos, si el señor llega a medianoche o antes del alba y los encuentra así! Entiéndanlo bien: si el dueño de casa supiera a qué hora va a llegar el ladrón, no dejaría perforar las paredes de su casa. Ustedes también estén preparados, porque el Hijo del hombre llegará a la hora menos pensada». Pedro preguntó entonces: «Señor, ¿esta parábola la dices para nosotros o para todos?» El Señor le dijo: «¿Cuál es el administrador fiel y previsor, a quien el Señor pondrá al frente de su personal para distribuirle la ración de trigo en el momento oportuno? ¡Feliz aquél a quien su señor, al llegar, encuentra ocupado en este trabajo! Les aseguro que lo hará administrador de todos sus bienes. Pero si este servidor piensa: “Mi señor tardará en llegar”, y se dedica a golpear a los servidores y a las sirvientas, y se pone a comer, a beber y a emborracharse, su señor llegará el día y la hora menos pensada, lo castigará y le hará correr la misma suerte que los infieles. El servidor que, conociendo la voluntad de su señor, no tuvo las cosas preparadas y no obró conforme a lo que él había dispuesto, recibirá un castigo severo. Pero aquél que sin saberlo, se hizo también culpable, será castigado menos severamente. Al que se le dio mucho, se le pedirá mucho; y al que se le confió mucho, se le reclamará mucho más».

Palabra del Señor.

Gloria a ti, Señor Jesús.

 

Reflexión

La fe es el fruto de una larga herencia. ¿Quiénes han sido importantes en mi fe? ¿Quiénes la han suscitado, marcado, alimentado? ¿Soy yo testigo de fe para los demás?

 

COMENTARIO.

 

En tiempo de vida de Jesús, los seguidores de Él, creían que el Reino de Dios iba a ser una cosa inminente. Tras la muerte de Jesús, todo esto se desvanece. Es más, las primeras comunidades esperaban la venida inmediata de Cristo. Este hecho, hace que posiblemente el evangelista, escriba este pasaje de su experiencia personal en Cristo resucitado, con el fin de mantener viva la esperanza en la comunidad. Por eso, el pasaje parece ser que tiene un tono algo amenazador. Por que posiblemente estas palabras no las dijera Jesús, pues creo que Jesús no utilizaría ese tono amenazador que a primera vista desprende el evangelio. Ni creo que Jesús dijera estas palabras para tenernos asustados y en un sin vivir constante en la vida. Pues Jesús, lo que nos enseñaban es a vivir en la confianza de Dios y no en el miedo a Dios. Y Dios es nuestra felicidad y la felicidad que transmitimos a los demás: " Porque donde está vuestro tesoro, allí estará también vuestro corazón”.

 

El evangelista lo que nos quiere enseñar, tras su experiencia en Cristo y en la comunidad, es que Jesús nos pide que el Reino que el Padre nos ha enviado, comenzó con Él, pero somos nosotros los que tenemos que seguir trabajando para terminar su construcción y para eso " Tenemos que ceñirnos la cintura ", es decir tenemos que actuar diariamente en la construcción del Reino, en nuestro entorno familiar, religioso y laboral. Y es, en estos sitios donde tenemos que tener " encendida la lámpara "; es decir, nosotros tenemos que ser la luz de Cristo, que ilumina en esos ambientes sociales. Pero luz en función de los signos de los tiempos, aquí es donde tenemos que estar en alerta. No podemos seguir en la oscuridad, en la noche, en lo pasado, en las tradiciones, en la pasividad. Tenemos que vivir con lucidez y responsabilidad en función de los dones y bienes que se nos han dado, en los momentos en que vivimos, sin pensar que tiempos pasados fueron mejores.

 

Esta misma idea, debe permanecer en la comunidad, en la Iglesia. Tenemos que ceñirnos la túnica y arremangarnos las mangas para despertar nuevos caminos de encuentro entre los que permanecemos en ella y entre los que nos abandonaron. Debemos de encender las lámparas, con luz nueva, viva, brillante, que despierten la pasividad que todos hemos tenido en la Iglesia. Especialmente en los laicos, donde nuestra pasividad forzada posiblemente por la jerarquía, durante muchos años, no nos ha hecho ver que posiblemente y con toda seguridad somos los nuevos fermentos de las comunidades y del Nuevo Pueblo de Dios.


Creemos  en lo que No Vemos


La Iglesia sigue caminando en el AÑO DE LA FE. Cada Día del Señor es una oportunidad para crecer en ella, sobre todo por medio de la Palabra. La segunda lectura de hoy, de la carta a los hebreos, afirma que “la fe es la plena certeza de las realidades que no se ven”.

Al mundo le cuesta hoy creer. Sólo cree en lo que ve. El adagio popular “ver para creer” es un eco del apóstol Tomás, el incrédulo, quien, cuando le contaron que el Resucitado se había aparecido a los demás discípulos estando él ausente, dijo: “Si no veo la marca de los clavos en sus manos, no creeré”. Unos días más tarde, Jesús volvió estando Tomás presente y, reprendiéndolo por su falta de fe dijo: “Felices los que creen sin haber visto”. ¡Felices!

¡Cuántos nos han precedido en la fe a lo largo de la historia! Todo creyente es descendiente de una larga cadena de hombres y mujeres de fe. La carta a los hebreos recuerda hoy la fe de Abraham y de Sara, que confiaron en una promesa que no vieron plenamente cumplida: que de ellos nacería una descendencia numerosa como las estrellas del cielo. Esa descendencia ellos no la vieron: sólo vieron a su hijo único, Isaac. Pero la vieron en esperanza, que es otra dimensión de la fe. Nosotros somos esa esperanza de la fe de Abraham y Sara.

Por eso se dice también que la “la fe es ciega”. Creemos en lo que no vemos, sí, pero creemos en lo que esperamos, por lejano o imposible que parezca. ¡Curiosa ceguera! El verdadero creyente cree en lo que no ve con los ojos, pero que intuye en su interior (“sólo se ve bien con el corazón”, dice el Principito de Saint Exupery). Y gracias a ello “nuestra alma espera en el Señor” (Salmo) y Jesucristo nos llama hoy a estar preparados, “porque el Hijo del Hombre llegará a la hora menos pensada” (evangelio).


Ulti Clocks content
Tenemos 123 invitados conectado(s)

1 de octubre de 2014 Pronóstico del Tiempo

TITULARES

first
  
last
  
start
stop
mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter
mod_vvisit_counterHoy2240
mod_vvisit_counterAyer13156
mod_vvisit_counterEsta Semana43181
mod_vvisit_counterSemana Anterior87977
mod_vvisit_counterEste Mes2240
mod_vvisit_counterMes Pasado389331
mod_vvisit_counterTotales13480554
Visitors Counter