Por Marco Polo Aguilar Villanueva

*”Dios quiera y no regresen a la presidencia”: Calderón

*”Un país de masoquistas”: Vargas Llosa

*Ángel Aguirre y su extraño actuar

El 11 de mayo del presente año quedará grabado en la mente de Enrique Peña Nieto como el día más negro de su campaña por la rebelión conque los alumnos de la Universidad Iberoamericana lo despidieron en su calidad de candidato presidencial del PRI.

De no haber sido por las torpes declaraciones de Pedro Joaquín Codwell de llamar a los jóvenes “intolerantes” y “acarreados”, simplemente porque eran estudiantes que manifestaban su postura, todo hubiera quedado en una simple protesta, pero no. Ello urdió un clima de encono en los jóvenes que dio origen al colectivo # Yo Soy 132, movimiento que a la fecha ha resultado ser una piedrita en el zapato del mexiquense.

Pero ya anteriormente se habían dado muestras de animadversión, si no contra Enrique Peña Nieto, si contra el PRI.

En su más reciente libro, El País de Uno, la analista Denise Dresser relata que durante una reunión en donde se ventilaban reflexiones para entender y cambiar a México, al tocar el tema sobre el Partido Revolucionario Institucional, el presidente Felipe Calderón exclamó: “Dios quiera y no regresen a la presidencia”.

Por su parte el novelista peruano, Mario Vargas Llosa, sentencia que si México regresa al PRI a la Presidencia es porque es un “país de masoquistas”.

Ya en pleno período post electoral, y en medio de un clima de crispación,  llama la atención las declaraciones de los aparentemente apolíticos miembros del movimiento #Yo Soy 132, de deslindarse de la llamada “Marcha Antipeña” del pasado sábado 7 de junio y ahora, promover otra movilización de los Pinos al Zócalo para el 22 de julio, antes de su 7ª. Asamblea Interuniversitaria en Morelia.

Si bien el derecho a la libre manifestación es una de las garantías constitucionales de que gozamos los mexicanos, este tipo de expresión ha mostrado su agotamiento, al igual que los cauces democráticos que norman nuestra vida social, más aún cuando se ha llegado al final del recuento de votos en las elecciones.

A todas luces, el Sistema Político Nacional ha mostrado carecer de opciones reales para dar respuesta a lo que los ciudadanos reclaman, pero al mismo tiempo, ese marasmo se ha vuelto el rasgo característico de las limitadas expresiones de participación social.

Así, las dos caras de esta misma moneda deben movernos a la reflexión, pues todo parece indicar que los mexicanos seguimos sin comprender las lecciones de la historia.

Lo destacable es que el #Yo soy 132, cuyo presunto surgimiento se da en el ámbito del conocimiento y la libre expresión de las ideas, persigue objetivos poco claros y que en las más de las veces se contraponen a sus exigencias originales.

Si este movimiento ha hecho público su rechazo a la imposición, a la discriminación y a la cerrazón como una forma de proceder en lo político y lo social, ¿porqué incurren en exabruptos y muestran que su desconocimiento de la realidad nacional va más allá del rumor o del supuesto?

Por ignorancia o limitación, esos llamados fuera de lugar sólo contribuyen a agudizar el nivel de crispación que para algunos es un caldo fértil para hallar alguna ganancia a río revuelto.

La incongruente denuncia de los integrantes del #Yo soy 132, hace una pobre contribución al endeble marco democrático de que disponemos, porque no sólo desinforma, también es tendenciosa y falsa.

Lo que estos manifestantes parecen desconocer es que en una democracia, ninguna libertad es absoluta. Todas las libertades tienen límites intrínsecos, propios de la misma libertad.

Esto no quiere decir que se cancelen ni  la libertad de expresión ni la libertad de manifestación. Tampoco implica esto una suspensión de garantías de los propios ciudadanos, pero sí una restricción para asuntos de índole electoral.

En cualquier caso, las convocatorias para realizar este tipo de manifestaciones se ha convertido en carne de cañón al servicio de oportunistas, ya que la energía despertada en los jóvenes, si que en verdad es un peligro para México.

Antes estos escenarios, es destacable que uno de los gobernadores que ni sufre ni se acongoja es el de Guerrero, Ángel Aguirre Rivero, quien de inmediato se dio a la tarea de organizar  eventos públicos y recuperar el trabajo social que le impidió la veda electoral.

El fin de semana visitó en la ciudad de México al secretario de Gobernación, Alejandro Poiré, con quien acordó fortalecer las políticas gubernamentales que consoliden el respeto a los Derechos Humanos de los guerrerenses y robustecer el Operativo Guerrero Seguro. También se reunió con el secretario de Desarrollo Social, Heriberto Félix Guerra para acordar el reforzamiento de estrategias de acciones para atender a los damnificados que dejaron fenómenos naturales en la entidad.

Sin embargo, lo que no dejó de causar  extrañeza en  Ángel Aguirre fue su inasistencia al décimo aniversario de la Confederación Nacional de Gobernadores (CONAGO), y no porque haya estado a un pasó de la ciudad de Querétaro, en donde se realizó la reunión número 43 de los gobernadores, ni tampoco porque con su asistencia hubiera desoído las ordenes de su nuevo guía moral, Marcelo Ebrard, o porque con su presencia se hubiera comprometido con su amigo personal Enrique Peña Nieto, nada de ello, si no porque como todos sabemos él es un hombre de instituciones.

Aguirre Rivero, fue elegido el pasado 3 de mayo vicecoordinador de la Comisión de Medio Ambiente de la Conago, que preside el Jefe de Gobierno del Distrito Federal, Marcelo Ebrard, y el próximo jueves el puerto de Acapulco será la sede de los trabajos de los gobernadores para que todos los estados del país implementen políticas de mayor impacto para combatir el cambio climático.

Indiscutiblemente algo raro sucede en el actuar del gobernante guerrerense, por lo que podemos concluir con esta reflexión de la décima musa Sor Juana Inés de la Cruz: Bien con muchas armas fundo/ que lidia vuestra arrogancia/ pues en promesa e instancia/juntáis diablo, carne y mundo. ¿O tú que opinas amable lector?

Movimientos Telúricos...El presidente municipal electo de Iguala, José Luis Abarca Velázquez, reconoció la gestión del diputado federal Esteban Albarrán Mendoza, para la rehabilitación de 4.5 kilómetros con concreto asfáltico del periférico de esta ciudad, cuya inversión será de 20 millones de pesos…Por ello, dijo Abarca Velázquez, que se ha puesto de acuerdo con el diputado federal y también senador suplente electo, para que los trabajos de la pavimentación del periférico se inicien a la brevedad… Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla

ENTÉTERSE











Ulti Clocks content
Tenemos 399 invitados conectado(s)

23 de abril de 2014 Pronóstico del Tiempo

first
  
last
  
start
stop
next
prev
first
  
last
  
start
stop

 
mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter
mod_vvisit_counterHoy18469
mod_vvisit_counterAyer21244
mod_vvisit_counterEsta Semana56347
mod_vvisit_counterSemana Anterior115533
mod_vvisit_counterEste Mes424358
mod_vvisit_counterMes Pasado548918
mod_vvisit_counterTotales10792163
Visitors Counter